Reporte Uchideshi Jorge Palacios


Mi nombre es Jorge Palacios y en esta ocasión contaré las experiencias que viví siendo Uchideshi (estudiante interno) de Fernando Román Sensei en el Dojo Central de México Aikido Kenjoshinkan, en la Ciudad de México.

Todo comenzó en diciembre del año 2017 cuando, siendo practicante de nuevo ingreso en Aikido, hubo un convivio de fin de año. En esa ocasión aproveché para relacionarme y conocer más sobre el arte marcial del Aikido, preguntando todo lo que se me venía a la mente respecto al tema dado que ésa era la segunda vez que incursionaba en un camino marcial. En ese momento, algunos de mis compañeros contaban sus experiencias de práctica de Aikido en el Dojo, el tiempo que llevaban practicando y los avances que habían tenido a lo largo de su estancia. Todo se fue desarrollando en torno al mismo tema hasta que prácticamente al final del convivio, platicando con mi Sempai Julio (mismo quien fue Ushideshi de tiempo completo anteriormente) acerca de mis expectativas, y por la necesidad de obtener más información (que intuyo, él observó en mí), me comentó que había un programa en el cual podría conocer más a fondo y desarrollarme con mayor eficacia en el camino marcial del Aikido.

Primer examen 6°kyu

Fue ahí donde, días después, le propuse a Fernando Román Sensei ser su alumno interno, quien con mucho gusto y sin pensarlo me aceptó, no sin antes averiguar las razones por las cuales estaba interesado en el programa, mismas que fueron el sustento para que Sensei me permitiera hacerlo.

Les soy honesto, pensé que por mi edad (41 años) y mi carácter, el Sensei me diría que no podría participar debido a que el ser Ushi Deshi requiere tiempo, dedicación y sobre todo, una mente dispuesta a vaciarse para aprender cosas nuevas, cuestión que entre más joven seas, más sencillo se puede lograr.

Debido a mis actividades personales, le comenté a Sensei que no podría ser Ushideshi de tiempo completo, por lo cual me dio la opción de hacerlo de forma parcial, cuestión que me permitió atender mis actividades (familiares, personales y laborales) y las necesidades y obligaciones del Dojo con mi Sensei de manera adecuada. Quiero confesar que no fue fácil, pero como todas las cosas en la vida misma, mientras se quiera, se puede.

Comencé mis actividades como Ushideshi en el mes de enero de 2017. Primeras actividades: Despertar temprano y llegar antes que todos mis compañeros para las clases de la mañana (martes y jueves a las 6:30 am), con el objetivo de apoyar en la limpieza del tatami, del kamiza y del Dojo en general. Las labores son diversas, desde abrir el Dojo, revisar que todo esté limpio y en o