Reporte Uchideshi Jimena Castillo


Mi nombre es Jimena Castillo Chaves y entré al programa de uchideshi (estudiante interno) en el dojo México Aikido Kenjoshinkan del sensei Fernando Román en la Ciudad de México del 21 al 26 de abril del 2016. En dicho programa desarrollé mis habilidades tanto técnicas como filosóficas y mi entendimiento del aikido mejoró en muchos niveles gracias a las experiencias vividas. Aquí describo las mismas a detalle y a manera de reporte:

Llegué al aeropuerto Benito Juárez cerca del mediodía del jueves 21 donde uno de mis compañeros, Don Federico, instructor de Aikido del dojo de la Montaña, me estaba esperando para llevarme al Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México. Una vez llegando, inmediatamente tuve mi primera práctica. Ahí me encontré con el sensei Román, quién me recibió con gran cariño y atención y me presentó a Iris, una de las sempai del dojo del Tecnológico; ella dedicó gran parte del entrenamiento a ayudarme con las técnicas. Después de la práctica fuimos a comer y de ahí fuimos al dojo principal, donde yo me instalaría y dedicaría mi tiempo a cuidar y dar el mantenimiento requerido al dojo. Una vez allí, el sensei me explicó las necesidades básicas y cómo encargarme del dojo, sobre todo en aspectos de orden y limpieza.

El segundo día no hubo prácticas de aikido propiamente, sin embargo fue uno de los días más ocupados y en el que más compartí con sensei Roman. Hacía sólo dos meses desde mi llegada, el sensei Román abrió un dojo nuevo y por esta razón aún había muchas tareas de organización; ese día nos dedicamos a avanzar al respecto. Se hizo una buena limpieza a todas las habitaciones y se le dio mantenimiento a varios muebles, a la zona de la cocina, a la tienda y a la oficina. Fue una experiencia agradable porque me acercó mucho al dojo y me encariñó mucho con el edificio, incluso me hizo darme cuenta del gran trabajo que conlleva tener un dojo y la dedicación que tanto los estudiantes como los maestros le entregan a diario.

Además de lo descrito, por la tarde también fuimos a un supermercado para comprar mis alimentos y otras cosas que se requerían.