50 000 comidas servidas, 18 aniversario al servicio de la Misión del Rescate de Denver. 18 y 19 de m


Durante el 24 y 26 de mayo del 2008 estaría dando el 4to. Seminario de aikido en Guatemala. Entonces Emily Sensei, la vice-presidente de AHAN, me comunicó a comienzos del mismo mes que Homma Kancho deseaba que fuera a Nippon Kan, (los cuarteles centrales de AHAN). El motivo era impartir un seminario de aikido junto con él, ya que se festejarían 18 años de servicio para La Misión del Rescate de Denver y el logro de 50 000 comidas servidas por parte de Nippon Kan. El único inconveniente era que este evento se realizaría durante el 18 y 19 de mayo, con tan solo la diferencia de una semana al seminario que yo tenía en Guatemala. No era sencillo, sin embargo no podía negarme a esta invitación, así que hice lo necesario y en 15 días me encontraba ya en Denver listo para el evento.

HOMMA KANCHO junto a un pequeño  haciendo como cada mes su labor en la Misión.

Emily sensei fue a recibirme y como siempre, me dio mucha alegría verle. Ella es una mujer incansable, un pilar enorme de Nippon Kan que ha pasado por cosas que sólo alguien llena de amor podría pasar; todos los que hemos llegado a conocerla aunque sea un poco, sabemos bien de la veracidad de estas palabras. Después de explicarme cómo estaba todo y de instalarme en Nippon Kan en uno de los cuartos de los uchi deshi en turno, salí a cenar con Scott Olson Sensei, otro pilar indiscutible de Nippon Kan con quien en otras ocasiones he compartido en diferentes países y se ha convertido en un gran amigo para mí. Él me informó de algunas cosas que estaban viviendo en Nippon Kan en esos días que podían causar cierta tensión. Scott Sensei me ofrecía disculpas en forma anticipada si había algo que surgiera durante mi estancia que pudiera causarme molestias. Yo le dije que no se preocupara por mí, y que mejor trataran de ayudarse entre todos y sobre todo a Homma Kancho. Yo pensaba, ¿en qué dojo con más de 20 años de existencia no ha habido momentos de duda o de tensión, ya sea generado por los alumnos o por el mismo dojo cho?, y Nippon Kan por supuesto no era solo un dojo sino toda una organización internacional.

Realmente yo no podía hacer nada más que apoyar, tanto a Homma Kancho como a los miembros de Nippon Kan, y efectivamente en cierto momento en relación al seminario, ante uno de los momentos más difíciles que se presentaron, yo les dije que sólo me indicaran qué hacer y con gusto lo